sábado, 25 de enero de 2014

Mi estrella


En una ocasión un científico se fue a su casa de la playa para darle el último toque a su valiosa obra “Mi gran aporte al quehacer científico”. Una tarde, mientras miraba por la ventana la hermosa y solitaria costa, observó con curiosidad un joven que parecía danzaba, lanzando algo al mar. Le pareció tan extraño al científico que decidió aproximarse al joven para ver lo que pasaba.
Cuando se acercó vió que el joven no danzaba, si no éste recogía estrellas de mar y una a una las lanzaba al océano.

El científico se sintió confundido. Se acercó y le dijo al joven:

-Buenas tardes amigo! Me pregunto ¿Qué está haciendo?

-Devuelvo estas estrellas de mar al océano, la marea está baja y todas estas estrellas quedaron en la costa, si no las echo nuevamente al mar se mueren.

-Entiendo, dijo el científico, pero esta playa es inmensa y debe haber miles de estrellas, además esto pasa en otras playas a lo largo de la costa. ¿No se dá cuenta que esto no tiene sentido?

El joven sonrió. Tomó otra estrella, la miró y la arrojó al mar diciendo: Para ésta sí tuvo sentido.

El científico no comentó nada, se fue a su cabaña y esa noche no pudo dormir. Al día siguiente, al atardecer, se observaban dos siluetas que lanzaban estrellas al mar.

(Adaptación del cuento de Jack Confield: De una a una)

No hay comentarios:

Una nueva masculinidad para acompañar a la mujer de hoy

Por. Danitza Rojas “Otra más” se lee en los titulares y a seguidas el cuestionamiento social sobre el hecho, muchos aclaman a Dios, otr...