jueves, 16 de marzo de 2017

LOS HIJOS DEL CORAZÓN

Por:
Maribel Pérez García                                                                                                                                               Andry Monserrate

A pesar de no vivir los malestares, noches sin dormir y sus intensos movimiento, es hermoso poder alegrar la vida de un infante, regalándole la oportunidad de tener unos padres que se preocupen y se ocupen de sus necesidades física, emocionales, educativas y económicas.

Llamados también hijos adoptivos, en nuestro pasar por la vida, nos lleva a reflexionar sobre el rol de ser padres, en un mundo de tan cambiante, llegan a nuestras vidas y nos enseñan a ser mejor personas, nos dedicamos a ello en cuerpo y alma los amamos tanto como si los hubiésemos traído al mundo, en donde nos lleva a pensar que pasara con nuestros hijos e hija, con sus sueños motivaciones, proyecto de vida, si tienen la opciones de crecer en un hogar estable.

La pareja toma conciencia del rol de ser padre peses a las vicisitudes de la realidad de superar juntos las crisis, que por lo general deja el simple hecho de en frental las dificultades de la ausencia de hijos biológico el simple hecho de considerar adoptar y permitir que una persona ajena a nuestros genes sea capaz de llenar a plenitud nuestras vidas con su alegría, entusiasmo de ser una familia feliz, en verdad darnos esa oportunidad nos cambia para bien. 
La creación divina es perfecta, muchas veces pensamos que solo los hijo bilógicos se aman de una manera tal especial, pero es todo un mito los hijos acogido se quieren igual.  Los tiempos han cambiado igual que los avances médicos, en la antigüedad cuando una pareja no podía concebir de forma natural sus opciones eran limitadas, hoy en día gracias existes diferentes métodos para lograr embarazarse o tomar la decisión de tener hijos no biológicos, en nuestro país a nivel legal es un proceso difícil por el nivel de exigencias que se hacen respecto a este tema, pero vivir como Republica Dominicana nos deja otras opciones como tener una persona cercana o conocida que nos brinde la grandiosa oportunidad de poder formar una familia.

No hay comentarios:

Una nueva masculinidad para acompañar a la mujer de hoy

Por. Danitza Rojas “Otra más” se lee en los titulares y a seguidas el cuestionamiento social sobre el hecho, muchos aclaman a Dios, otr...