jueves, 6 de julio de 2017

“El mayor placer de todos”

Por: Samuel Elías Puello De Jesús


L
os seres humanos, hemos sido creados (como creemos muchos) o también han evolucionado (como afirman otros), como seres emocionales. La historia está llena de sucesos, acontecimientos o episodios, que han sido marcados y motivados por las emociones humanas.
     
        Las emociones, es una parte intrínseca en los seres humanos. “Es un estado alterado ya sea físico o psicológico manifestado en nuestro cuerpo de acuerdo a nuestra percepción de las cosas que nos suceden  o  de cómo nos relacionamos a lo que nos ocurre en el entorno,” Son sentimientos intensos específicos de acuerdo a lo que nos sucede. Amamos, odiamos, sonreímos, lloramos, sufrimos, nos atemorizamos, etc. Todo ello nos prepara en la vida para aprender a socializar con nuestros semejantes, Si, con nuestros semejantes, pues somos seres sociables, dependemos unos de otros, aunque somos individuos que poseemos peculiaridades únicas, no cabe duda que nuestra existencia  se basa en la coexistencia social.

        Cierto filosofo dijo: “todo ser que se basta así mismo o es un dios o un animal”.  El creador (yo le llamo Dios, otros madre naturaleza)  nos diseñó emocionalmente sociables, codependiente el uno del otro, tanto como de la humanidad como de la naturaleza misma, esto así con el propósito de “servir”. El sol sale para dar luz y calor y sostener la vida, la lluvia cae para regar la tierra, los árboles y plantas para dar sus frutos y bellos colores; pero el ser humano egocentrista e insaciable, satisface sus placeres propios, sin importar la felicidad de los demás. Provocando esto la insatisfacción, pobreza, hambruna y muerte  de muchos.

No se detiene a recordar lo que dijera el mayor ejemplo a seguir de los seres vivientes:
“En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.”

“El mejor placer en la vida es hacer lo que la gente te dice que no puedes hacer” dijera Walter Bagehot; Pero yo al igual que Jesús digo: ¡Que el mejor placer, sentimiento o emoción  de todos es  ver y sentir la paz y el bienestar de tus seres queridos y amados y los demás que te rodean, por el altruismo que impartes en ellos y a la naturaleza misma!

No hay comentarios:

De la educación especial a la educación inclusiva

Por. Leonilda Medina López                                                http://www.monografias.com/trabajos104/ mejorando-estrategi...